domingo, 27 de mayo de 2012


LA ANSIADA LLAMADA

Por fin, Oscar ha llamado esta mañana desde Katmandú a su hija Oda, no desde el campo base, sino desde el hotel, estaba contento, pletórico, dando las gracias a todo y a todos.
Mucho ha tenido que luchar este montañero catalán para hacerse con la ansiada cima del Dhaulagiri después de una retirada a 7600m.
El segundo ataque empezó con ánimos y con estrategia, junto a el iba Miguel Ángel Perez, un leonés, con el que ha hecho una gran amistad, como Jack Lemmon y Walter Matthau, Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, Bruce Springsteen y la E Street Band, unas amistades que irremediablemente conducen al éxito porque sí.
La estrategia fue la siguiente, subieron desde el base al campo 1, del campo1 al campo 3, y del 3 (7.200m) a un campo 4 que decidieron instalar 400 metros más arriba (7.600m). El objetivo era ir subiendo poco a poco para no desgastarse y conservar las fuerzas para un ataque a cumbre con una parte técnica y el posterior descenso.
Así, llegaron a la cumbre desde el campo 4, sobre las 16h, durmiendo en el descenso en el campo 4. Del campo 4 bajaron directamente al campo 1 y es ahí mientras desmontaban las tiendas donde se les hizo de noche, recorriendo un tramo de grietas de 300m que normalmente se tarda una hora, lo hicieron en tres.
Viendo lo peligroso que estaba el terreno debido a la gran cantidad de grietas que había, decidieron hacer un vivac entre el campo 1 y el base, desde las 22h hasta las 4 de la madrugada. Finalmente recorrieron el tramo de grietas atados en corto debido a la peligrosidad del terreno llegando al base a las siete de la mañana, casi “in extremis” porque el helicóptero que les recogía para llevarles a Katmandú venia a las ocho y es que los justos van al cielo pero pasando por el Dhaulagiri.
Particularmente, Oscar tiene ganas de regresar cuanto antes, si todo va bien saldría mañana desde Katmandú llegando el martes a Tarragona. Quien quiera ir a recibirlo al aeropuerto con pompones y pancartas, el mismo. Personalmente y aunque me quede bien la minifalda no me llevaré los pompones, eso si un abrazo de partirle las costillas si recibirá, no por nada, sino porque debido a su “estrategia” casi me doy a los Ducados y a la bebida.
Desde aquí, muchas gracias a todos los que le habéis seguido, la familia esta muy contenta por el apoyo y las muestras de interés recibidas. Gracias también, de antemano a la doctora Teresa Bordell del CAP de Cambrils, porque aunque nuestro montañero no tiene ninguna congelación y esta como un roble, la itv tendrá que pasarla, a Oda Cadiach, el gran nexo de unión entre el Himalaya y Tarragona, a todos los amigos y conocidos que me han hecho la vida fácil en esta aventura porque gracias a ellos no me he dado al vino de garrafa debido a los nervios pasados.
Todo el tiempo gastado delante del ordenador, pendiente del teléfono, escribiendo, sufriendo…ha merecido la pena, solo por vosotros, los que nos habéis seguido. Ha sido un placer teneros al otro lado del ordenador.

Muchas gracias y recibid un gran abrazo.

Esther Ginés

1 comentario:

  1. Vaya viaje positivo y bonito. Óscar es fuerte! Felicidades a todos

    ResponderEliminar